El candidato propuesto por el Rey para presidir el Gobierno por encabezar la lista más votada no conseguirá, a falta de cuatro votos, una mayoría parlamentaria que defienda sin vacilaciones el marco constitucional. Y la sociedad civil está con los brazos cruzados de mero espectador. Leer