La creciente dependencia de Hong Kong de China se ha convertido en una bendición con claroscuros, que plantea interrogantes sobre la perdurabilidad de su sistema. Leer