La patronal de la gran empresa catalana reclama estabilidad, suprimir el impuesto de Patrimonio y el de Grandes Fortunas y dar prioridad a la economía en un contexto de desaceleración. Tras la marcha de 5.000 empresas, la vuelta de sedes sociales llega con cuentagotas. Leer