La presión de la Agencia Tributaria sobre los propietarios, a los que envía un récord de avisos considerándoles «presuntos arrendadores», eleva un 11% las retenciones de alquileres en el IRPF. El plan de inspección recauda 933 millones. Leer