La Comisión Europea elabora un Reglamento que reduce de 60 a 30 días el plazo máximo legal de pago a proveedores en el sector privado y fija el abono automático de intereses en caso de demora. Leer