El gobernador del Banco de España insiste: el año terminará con una inflación del 2%. Un experto avisa que quienes más se benefician ahora del repunte de los precios serán «los grandes perjudicados del mañana». Leer