La insultante ironía es que el 23-J no se votó mayoritariamente la quiebra territorial de España llevada a cabo por un presidente de Gobierno dispuesto a pagar lo que fuese -amnistía, referéndum para la autodeterminación…- en una subasta sin luz y sin taquígrafos con tal de seguir en el poder. Leer