Mientras que otros países han vuelto a la senda de crecimiento la economía alemana está estancada en una crisis que para los analistas va más allá de lo coyuntural y tiene razones estructurales. Leer